fbpx

Perrita se niega a dejar sola a su amiga elefanta que está a punto de morir

México.- En Boon Lotts Elephant Sanctuary se le da acogida a los elefantes que no cuentan con un sitio seguro para vivir. Y es que estos bellos animales en Tailandia, se encuentran bajo la amenaza de la caza furtiva. En medio de sus grandes instalaciones, se desarrolló una amistad muy singular entre una elefanta llamada Boon Thong y una perrita que responde al nombre de Pancake y a quien le pertenece a la dueña del santuario.

Boon Thong era una superviviente de abusos y maltratos. Estuvo treinta años sometida a explotación y violencia parte de sus anteriores dueños, que se dedicaban al entretenimiento de turistas. En Tailandia esta es una práctica habitual, ya que de esto depende la economía de un sector importante de ese país.

A pesar de que Boon Thong manifestaba evidencias de maltrato como la pérdida de un ojo, orejas con afectaciones y una deformidad en la espalda, aun así quería seguir viviendo. Desde que llegó al santuario, Pancake percibió con mucho amor y decidió no soltarla en ningún momento.

Te puede interesar: PAM, el partido que tiene a perritos como candidatos

La historia de la perrita era un poco parecida a la de Boon Thong. Había sido abandonada por sus antiguos dueños y estaba en una condición de calle. Su vida estuvo llena de mucho maltrato y carencias hasta que Katherine, una de las encargadas del santuario la adoptó. Quizás eso pudo ser el condicionante para empezar una buena amistad.

La felicidad de Boon Thong duró poco. Después de cumplir sesenta años empezó a tener diferentes problemas a su salud. Sabiendo que ya su vida estaba por llegar a su final, decidió tumbarse en el suelo, como naturalmente lo hacen los paquidermos al final de su vida.

Una vez allí, Pancake se le acercó y se acostó al lado de la elefanta. Al ver esa escena, Katherine decidió acompañar a las dos amigas al momento final de la vida de Boon Thong. Miembros del santuario observaron cómo por aproximadamente nueve horas la mujer acompañó a la elefanta.

Durante todo ese tiempo la perrita no se apartó en ningún momento. Se expresó en algunas ocasiones y no quiso ni siquiera probar comida durante el tiempo mencionado. A veces la verdadera amistad llega tarde.

Finalmente, Boon Thong partió de este mundo y fue sepultada en las inmediaciones del Boon Lotts Elephant Sanctuary. Su partida dejó una marca en el corazón de la perrita Pancake y su dueña.

Cabe mencionar que al llegar al santuario, Boon Thong generó una gran amistad con otra elefanta anciana llamada Sao Noi, la cual falleció en el 2016. Pero la historia que ocurrió entre Pancake y Boon ya se había recreado con las dos elefantas.

Te puede interesar: Perrita le roba en vivo el micrófono a una reportera

Un dato muy curioso es que los elefantes sufren la pérdida de un ser querido con mucho dolor. Hay individuos que llegan a tapar los cadáveres con hojas de árbol, a inspeccionar los huesos o hay otros que no abandonan el cadáver por mucho tiempo.

Esta es una de las características que más interés ha generado. Cuando una elefanta líder muere, desaparece el conocimiento de décadas y aunque otra hembra toma su lugar, los integrantes del grupo se ven devastados por largo tiempo.

Por esto, cuando Sao Noi estaba muriendo, Boon Thong la acompañó y se mantuvo junto a ella mientras la acariciaba con la trompa. Sufrió mucho la pérdida de su amiga, lo cual no es nada extraño en los elefantes. Sin embargo, después de dos años fue ella quien partió, también con compañía.

Al parecer, en el reino animal no importan las especies ni importan los tabús que hay en torno a sus diferencias, ni mucho menos existen disparidades abismales que los separan de los humanos.

Total
1
Shares

Deja un comentario

Previous Post

SS Guerrero pide continuar con medidas preventivas para detener casos de COVID-19

Next Post

Evelyn Salgado ocupa la segunda posición entre los gobernadores mejor evaluados del país

Related Posts